Nutrición. Saltarse el desayuno, engorda- skipping breakfast linked to increased obesity

Ya hace tiempo leí un genial post de la Dra. Daniela Jakubowicz (Endocrinóloga) que explicaba en forma de historieta que pasa si no desayunamos y por qué favorece la obesidad, cómo no veo capaz de mejorarlo, pero tengo pacientes angloparlantes, he aportado una versión en inglés (con la ayuda de mi teacher Russell East).

Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse: Ya hay que levantarse y nos comimos todo el combustible'”
Llama a la primera neurona que tiene a mano y manda mensaje a ver qué disponibilidad hay de glucosa en la sangre.
Desde la sangre le responden:’ Aquí hay azúcar para unos 15 a 20 minutos, nada más’.
El cerebro hace un gesto de duda, y le dice a la neurona mensajera: ‘De acuerdo, vayan hablando con el hígado a ver qué tiene en reserva’. En el hígado consultan la cuenta de ahorros y responden que ‘a lo sumo los fondos alcanzan para unos 20 a 25 minutos’.
En total no hay sino cerca de 290 gramos de glucosa, es decir, alcanza para 45 minutos, tiempo en el cual el cerebro ha estado rogándole a todos los santos a ver si se nos ocurre desayunar. Si estamos apurados o nos resulta insoportable comer en la mañana, el pobre órgano tendrá que ponerse en emergencia: ‘Alerta máxima: nos están tirando un paquete económico. Cortisona, hija, saque lo que pueda de las células musculares, los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel’.

La cortisona pondrá en marcha los mecanismos para que las células se abran cual cartera de mamá comprando útiles, y dejen salir sus proteínas. Estas pasarán al hígado para que las convierta en glucosa sanguínea. El proceso continuará hasta que volvamos a comer.
Como se ve, quien cree que no desayuna se está engañando: Se come sus propios músculos, se auto devora. La consecuencia es la pérdida de tono muscular, y un cerebro que, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, se pasa la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento.
                              
¿Cómo afecta eso nuestro peso? Al comenzar el día ayunando, se pone en marcha una estrategia de ahorro energético, por lo cual el metabolismo disminuye. El cerebro no sabe si el ayuno será por unas horas o por unos días, así que toma las medidas restrictivas más severas.
                              
Por eso, si la persona decide luego almorzar, la comida será aceptada como excedente, se desviará hacia el almacén de ‘grasa de reserva’ y la persona engordará.
                              
La razón de que los músculos sean los primeros utilizados como combustible de reserva en el ayuno matutino se debe a que en las horas de la mañana predomina la hormona cortisol que estimula la destrucción de las proteínas musculares y su conversión en glucosa.
                              
ASÍ QUE YA LO SABES AHORA…NUNCA MÁS SALGAS SIN DESAYUNAR, TU ORGANISMO TE LO AGRADECERÁ Y COMPENSARÁ CON MAYOR SALUD, MISMA QUE PODRÁS DISFRUTAR VIVIENDO MÁS TIEMPO Y SANO PARA QUE CONVIVAS CON TUS SERES QUERIDOS…DESAYUNADO TEMPRANO, LLEVARÁS ENERGÍA SUFICIENTE MISMA QUE TE AYUDARÁ A QUE TU MENTE SEA MÁS ÁGIL, TUS PENSAMIENTOS MÁS ESPONTÁNEOS, TU CUERPO MÁS RELAJADO, CON MAYOR FACILIDAD DE MOVIMIENTO Y POR LÓGICA…TE ESTRESARÁS MENOS.

new-piktochart_26358703

The alarm clock goes off and the brain starts to worry:
We have to get up. We have consumed all the fuel (glucose) while we were sleeping.
Our brain calls a nearby neuron and asks her about the availability of blood glucose.
The blood answer is: we have glucose for only 15 to 20 minutes.
The brain makes a gesture of doubt, and says to the messenger neuron: ‘Okay, go talk to the liver to see what is in reserve’.
The liver responds that the glucose reserve will last about 20 to 25 minutes’.
In total there is only about 290 grams of glucose left, that means it will last about 45 minutes, during which time the brain has been begging all the saints to see if it occurs to us to have breakfast.

If we don’t have breakfast the cortisol in our body will have to get energy from our muscles, bones, ligaments and collagen from our skin.
Cortisol turns on mechanisms that cause cells to secrete proteins that will go to the liver to be transformed into glucose. The process will continue until we eat.

The consequence is the loss of muscle tone, and a brain that, instead of taking care of its intellectual functions, spends the morning activating the emergency system to obtain fuel and food.

How can this affect our body weight?
If you begin the day fasting, an energy saving strategy will be activated, therefore your metabolism will slow down.
The brain doesn’t know if the fast will be for a few hours or for days, so it takes restrictive measures.

So that’s why if you decide to have lunch later the food will be accepted as surplus, it will be diverted to the store of ‘reserve fat’ and the person will gain weight. Thus you get the exact opposite result of what you intended.

The reason that the muscles are the first used as reserve fuel in the morning fast is because in the morning hours the hormone cortisol predominates and this hormone stimulates the destruction of muscle proteins and their conversion into glucose.

Never leave without breakfast, your organism will express its gratitude and will compensate you with better health.
If you have breakfast early you will have more energy than before, you will be physically and mentally fit and you won’t get stressed.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s