Publicado en consejos salud, embarazo

Viajar durante el embarazo

Estar embarazada no es motivo para no hacer viajes.

Si tienes problemas de salud o embarazo de riesgo háblalo antes con tu ginecólog@ o tu matron@.

Si por el viaje te recomiendan vacunas debes saber si están permitidas.

  • Vacunas permitidas:  tétanos, difteria, hepatitis A y B, poliomielitis parenteral, neumocócica, meningocócica A-C, rabia, gripe.
  • Vacunas contraindicadas: rubéola, sarampión, parotiditis, varicela, BCG (tuberculosis), poliomielitis y tifoidea orales, encefalitis japonesa y fiebre amarilla (si esta última es imprescindible, se deberá administrar a partir del 6º mes del embarazo).

Durante el viaje:

Avión

  • Evítalo desde el último mes de embarazo hasta 7 días después del parto.
  • Abróchate el cinturón de seguridad por debajo de la barriga.
  • Levántate y camina 10-15 minutos cada hora.
  • El detector de metales no perjudica al feto.

Coche:

  • Abróchate el cinturón de seguridad por debajo de la barriga tanto si conduces como si vas de en otro asiento.
  • Haz paradas cada hora para caminar ir al baño.

Barco:

Las compañías de cruceros permiten viajar a mujeres embarazadas siempre que no superen las 24 semanas de gestación en ningún momento durante la navegación. De esta forma, solo prohíben viajeras a bordo en el último trimestre de la gestación. Consúltalo antes.

En destino

  • No comas alimentos crudos. Bebe agua embotellada o hervida. No uses cubitos de hielo.
  • Si tienes diarrea haz dieta, bebe abundante líquido ( preferiblemente suero oral , llévate algún sobre). Consulta al médico si aparece sangre o moco en las heces o fiebre.
  • Evita las grandes alturas (más de 2500-2700 m), excepto si ha realizado adaptación a la altura con anterioridad al embarazo.
  • Evita caminatas largas.
  • Evita la exposición al sol durante las horas centrales del día (usa sombrero, gorra y usa protección solar alta y pontela varias veces).
  • Usa ropa cómoda y calzado tipo deportivo sin tacón, ancho, con suela flexible  y que te sujete bien el pie.
  • No viajes a zonas con riesgo de malaria. Si lo haces, consulta antes a una unidad de atención al viajero o salud exterior… allí te darán toda la información necesaria. Ésta no protege totalmente de sufrir la enfermedad. Se cuidadosa con todas las medidas para evitar las picaduras de mosquito, usa repelentes, mosquiteras y ropa de color  claro que te tape las piernas y los brazos.
Publicado en consejos salud, embarazo, Medicina del Trabajo

Embarazo y trabajar sentada

Sedestación es un término proveniente del campo médico y sirve para indicar que la persona está sentada.

Estar sentado durante periodos de tiempo prolongados sin posibilidad de levantarse o cambiar de postura, se identifica como un factor de riesgo para el embarazo, pero hay que tener en cuenta que es una situación fácilmente adaptable ya que sus medidas preventivas son de fácil aplicación.

En trabajos de montaje, tareas de control e inspección, cadenas de producción o envasado, teleoperadoras y conducción de vehículos entre otros  tienen contemplados unos descansos intermitentes, cada 2 horas como máximo, en los que se prevé la alternancia postural.

En el caso de trabajos administrativos y actividades gerenciales es evidente que se puede cambiar de postura e incluso hacer cierta actividad física (levantarse y caminar) con la frecuencia que deseen o que el facultativo les recomiende. Por ello, según los estudios no existe riesgo para la embarazada ni para su hijo por trabajar en sedestación en estas actividades.

Durante la gestación, el cuerpo de la mujer tiene unas exigencias diferentes. La circulación se hace más lenta, lo cual favorece la retención de líquidos. A medida que la tripa va crece comprime los vasos sanguíneos dificultando el retorno de sangre al corazón y favorecer los dolores de espalda, especialmente en la zona lumbar. Es muy importante controlar las posturas que se adoptan a lo largo del día.

Consejos vinculados directamente con la relación embarazo y trabajo.

Entre ellos destacamos:

  • Trabajo sedestación
    • Mejora la ergonomía de tu entorno laboral.
    • Al estar sentada, la espalda recta puedes poner una almohada en la parte baja de la espalda para mantener las lumbares completamente apoyadas en la silla.
    • No cruces las piernas
    • Evita la presión del asiento en los muslos y en la parte posterior de las rodillas, puedes usar un reposapiés.
    • Evita estar mucho tiempo en la misma posición.
    • Haz estiramientos sencillos en tu puesto  mientras trabajas.
    • Camina distancias cortas varias veces al día, utiliza un calzado cómodo y alterna la realización de tareas sentada y de pie. Así evitarás la hinchazón en articulaciones y piernas.
  • Intenta tener a mano siempre algún “snack” saludable por ejemplo fruta o yogur.
  • Elimina en lo posible bebidas como café o té, hidrátate suficiente.
  • Acude al baño con frecuencia para evitar retener líquidos y favorecer el retorno venoso al andar.
  • Si en alguna ocasión tienes que estar muchas horas de pie, se pueden utilizar medias de compresión para mejorar la circulación sanguínea. Conviene sentarse durante unos minutos cada hora. Si se puede, es aconsejable descansar con las piernas en alto.