PRÓSTATA Y PSA

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino.

Está situada delante del recto, justo debajo de la vejiga urinaria, rodeando a la uretra, que es el conducto que transporta la orina desde la vejiga hasta el exterior. Su función principal es la de producir un fluido viscoso que se une al semen para conseguir que éste sea fértil.

Ubicación anatómica

El nombre de la enfermedad más frecuente de la próstata es la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP).

Durante la infancia esta glándula es pequeña y aumenta hasta alcanzar su tamaño normal durante la pubertad (12-14 años). A partir de los 40-50 años, puede crecer de manera rápida, provocando hiperplasia.
Debido a su crecimiento la próstata puede comprimir a la uretra, complicando el paso de la orina y  provocando alteraciones en el momento de orinar:

  • Aumenta el número de veces que se necesita orinar tanto de día como de noche.
  • Disminuye la fuerza habitual del chorro y se presenta un goteo cuando acaba de orinar.
  • Se tiene con frecuencia urgencia de orinar.
  • Se tiene que esforzar para empezar a orinar.
  • Después de orinar incluso dos o tres veces en un espacio de tiempo corto, se tiene la sensación de que aún  queda orina dentro de la vejiga.
  • No se puede orinar, se retiene la orina.

Cáncer de próstata
Factores de riesgo no modificables

  • Edad: La probabilidad de tener cáncer de próstata aumenta con la edad (es raro antes de los 40 años).
  • Raza: Es más frecuente en hombres de raza negra.
  • Alteraciones genéticas: Hasta ahora se han relacionado varios genes con el cáncer de próstata, pero no se ha determinado cuáles son los realmente importantes. Aún no están disponibles las pruebas genéticas para este tipo de genes.
  • Herencia: Se estima que un 10 % de los casos de cáncer de próstata pueden presentar un componente hereditario. Diferentes estudios han demostrado que los hombres con antecedentes familiares de primer grado (padre, hermanos) de cáncer de próstata presentan un riesgo dos veces superior de tener esta enfermedad.

Factores de riesgo modificables (factores asociados a los estilos de vida)

  • Dieta: Alimentación rica en el consumo de grasas y pobre en fruta y verdura.
  • Exposición a químicos: La exposición al metal del cadmio, dimetilformamida (un disolvente utilizado en la fabricación de fibras acrílicas y plásticos) y acrilonitrilo (un líquido sintético utilizado para fabricar plásticos, goma sintética y fibras de acrílico) puede elevar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. El riesgo aumenta con las actividades relacionadas con la pintura y el barniz, la exposición a lubricantes, polvo del metal y pesticidas, y en profesiones relacionadas con el mantenimiento de casas y muebles.

PSA

Muchos hombres acuden a su médico de familia o a su médico del trabajo y le dicen: “Me puede pedir el PSA” “¿Pero no hay que hacerlo a partir de los 45 años? Muchas empresas solicitan que se determine en los exámenes de salud laboral.

Y ahí estamos los médicos explicando que NO, NO DEBE HACERSE EL PSA.

La determinación del PSA de rutina en hombres sin síntomas no ha demostrado disminuir la mortalidad por cáncer de próstata y sí tiene ciertas consecuencias negativas

Si un hombre refiere síntomas relacionados con la próstata como los que antes comentábamos, entonces sí que será útil  junto con otras pruebas, para ayudar a diferenciar la Hipertrofia benigna del cáncer.

Se hagan o no el PSA, 7 de cada 1000 varones mayores de 50 años fallecen
 de cáncer de próstata. 
Hacerse el PSA no evita muertes por cáncer de próstata.

20 de cada 1000 hombres a los que se hace el  PSA son diagnosticados y tratados innecesariamente (prostatectomía y radioterapia que pueden conducir a incontinencia urinaria e impotencia)

180 de cada 1000 hombres a los que se hace PSA sufren una falsa alarma de cáncer y una biopsia.

Videografía

https://www.youtube.com/watch?time_continue=3&v=GR9cz4UqNlk

Anuncios